La Diputación de Salamanca ha presentado hoy en Bilbao uno de sus productos turísticos estrella, el ‘Camino de Hierro’, una ruta peatonal de 17 kilómetros que discurre por la antigua vía férrea que unía Salamanca con la frontera portuguesa a través de La Fregeneda. El Camino de Hierro transcurre por la comarca de Las Arribes, un espacio natural de incomparable belleza, enclavado en un Parque Natural, que pone de manifiesto la riqueza y el encanto de la provincia.

«Desde la institución hemos buscado promover este proyecto turístico no solo por lo que es, una joya desde el punto de vista histórico, monumental y natural. El ‘Camino de Hierro’ es un proyecto macroturístico que trasciende nuestro ámbito provincial, es único en el mundo”, ha dicho Francisco Javier Iglesias, presidente de la Diputación Provincial de Salamanca.

El nuevo producto turístico está teniendo una gran acogida entre los turistas, como avalan sus cifras de visitantes. Y es que, en un año y medio de funcionamiento, la ruta ha reunido a más de 35.000 visitantes. En este sentido, el presidente de la Diputación de Salamanca destacó que la ruta “ha sido un éxito sin precedentes” y que es “un tesoro por descubrir”.

Es noticia  'Salamanca na Bandeja' suma siete nuevos miembros y alcanza los 84 socios

A la presentación de Camino de Hierro en Bilbao asistieron más de 40 participantes, entre representantes de los principales medios de comunicación, touroperadores y agencias de viajes, así como el diputado de turismo, Javier García Hidalgo.

El colofón de la presentación estuvo a cargo del consultor gastronómico David Monaguillo, que presentó en Bilbao la marca de calidad agroalimentaria ‘Salamanca en la bandeja’, impulsada por la Diputación y compuesta por más de 80 socios, que reúne a algunos de los productos más selectos de la provincia, entre ellos, los elaborados en Las Arribes del Duero, donde se encuentra el Camino del Hierro, así como sus quesos, aceites de oliva y vinos.

El ‘Ferrocarril’

La faraónica construcción de la línea se inició en agosto de 1883 y, tras cuatro años de obras, se inauguró en 1887 en un acto en el que se unieron dos trenes, uno portugués y otro español, en el centro del Ponte Internacional Vega Terrón, en Fregenda. La estación de este municipio es actualmente el punto de partida de la ruta de 17 kilómetros sobre puentes y túneles que finaliza en el muelle del río Vega Terrón.

Es noticia  Alumnos del Máster en Ecología de la Complutense visitan la Herdade de Castro Enríquez

El ‘Camino de Hierro’ es una ruta peatonal donde la fauna y la flora se fusionan con la grandeza de la ingeniería civil más representativa del siglo XIX. El recorrido discurre por las propias vías del tren, acondicionado para hacer de esta visita de seis horas una experiencia llena de contrastes. 20 túneles y 10 puentes conforman estos 17 kilómetros que van desde los 527 metros de altitud en la estación de La Fregeneda hasta los 133 metros en Barca D’Alva por la accidentada orografía de los Arribes del Duero.

Una vez iniciada la ruta, encontrarás el túnel número 1, el más largo de la ruta y con más de 1,5 kilómetros de longitud. A su salida, se inicia una sucesión de otros 19 con 10 puentes que marcan el camino por una suave pendiente siguiendo el curso del río Águeda hasta desembocar en el Duero, en el único muelle fluvial de Castilla y León y donde finaliza este ruta impresionante.

La visita al Camino de Hierro cuesta 8 euros; el billete incluye un seguro para los senderistas así como un vehículo de transporte para el regreso de los senderistas al punto de inicio de la ruta en la estación de La Fregeneda. Las entradas y todos los detalles para formalizar la visita a la ruta se pueden consultar en la web www.caminodehierro.es

Es noticia  El número de pensiones en Salamanca fue de 81.087 en noviembre

ruta del túnel

Si los puentes por los que transcurre la ruta son espectaculares, no menos impresionantes son los 20 túneles excavados en este último tramo del ferrocarril en territorio español, donde suman más de 4 km de longitud. El túnel número 1, de más de 1,5 kilómetros de longitud, construido para salvar el paso de la carretera de La Fregeneda, y el túnel número 3, en forma de U, son los dos que destacan en el impresionante itinerario turístico. Un espacio en el que destacan la oscuridad y el silencio, roto en ocasiones por la presencia de colonias de murciélagos.

Los túneles fueron construidos a ráfagas de dinamita, algunos con marcas que aún hoy son visibles, ya golpes de martillo y pico, en obras en las que trabajaron más de 2.000 personas.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *