El Servicio de Protección Civil y Emergencias recuerda que es importante comprobar el estado de las bombonas de gas que se guardan en las viviendas, que deben colocarse en zonas ventiladas y preferentemente al aire libre. Además, no olvides revisar regularmente el estado de las abrazaderas y elásticos naranjas y reductores de presión y cambiarlos periódicamente. Por último, hay que prestar atención a los grifos de regulación, ya que pueden quedar abiertos por descuido y provocar una concentración de gas que provoque una deflagración.

Es noticia  El plan de choque de Sanidad frena el aumento de las listas de espera quirúrgicas

Revisión por personal calificado

En el caso de las instalaciones de gas, es imprescindible que sean inspeccionadas periódicamente y siempre por personal cualificado de la empresa suministradora, así como que las rejillas de ventilación no estén obstruidas.

En general, se recomienda cerrar los grifos del gas por la noche y al salir de casa, y no dejar los aparatos encendidos si no se utilizan.

Si en algún momento hay olor a gas en una casa, es muy importante que no se enciendan fuegos (fósforos, velas, mecheros…) o aparatos eléctricos y evitar pulsar interruptores ya que pueden provocar una chispa que arranque el gas. explosión. . En este caso, se recomienda ventilar la habitación, cerrar el grifo y avisar al proveedor.

Es noticia  Sistemas alternativos de calefacción a gas para afrontar la llegada del invierno

Por último, recuerda que, en caso de emergencia, se puede solicitar ayuda a través del número europeo 1-1-2, indicando con la mayor precisión posible cuál es la emergencia y dónde se está produciendo.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *