Hoy, 10 de septiembre, se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio y el gobierno federal lanza una campaña de concientización dirigida a adolescentes, jóvenes, madres y padres y personal escolar. Según un estudio, la ideación suicida entre personas de 15 a 29 años aumentó un 53 % en 2021, llegando a 9 de cada 100 jóvenes que tenían pensamientos suicidas “constantemente o con mucha frecuencia”.

Con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se celebra el sábado 10 de septiembre, SALUD MENTAL ESPAÑA lanza una campaña de sensibilización con el objetivo de la prevención del suicidio con recomendaciones para jóvenes y adolescentes, padres y personal de centros educativos, en la que también se detallan una serie de factores de riesgo la asociada a la conducta suicida.

En el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, SALUD MENTAL ESPAÑA publicará una serie de infografías recopilando estas recomendaciones, que serán difundidas bajo el hashtag #ConectaConLaVida, una campaña financiada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que difunde material con información sobre el suicidio que también tienen como objetivo romper tabúes y falsas creencias.

En 2020, según datos del INE, se suicidaron en España 3.941 personas, un 7,4% más que en 2019, y de estas tres de cada cuatro eran hombres (2.931 personas). Estas cifras hablan de una realidad dramática que sigue aumentando, de manera que el número de muertes por suicidio casi triplica el número de muertes en carretera. Por cada persona que se suicida, al menos otras seis quedan íntima y profundamente afectadas.

La situación de los adolescentes y la población joven ha empeorado: 300 personas de entre 15 y 29 años decidieron terminar con su vida en 2020, y en 2021, según un estudio, los pensamientos suicidas entre personas de 15 a 29 años aumentaron en un 53%. y llegó a 9 de cada 100 jóvenes que tenían pensamientos suicidas «constantemente o con mucha frecuencia», frente al 5,8% en 2019.

Algunos factores de riesgo para la conducta suicida en adolescentes y jóvenes son: haber sufrido abuso, acoso, violencia o discriminación de cualquier tipo, consumo de drogas, depresión o trastorno mental, duelo por la separación de los padres, por cambiar de institución educativa, suicidio de otras personas importantes o falta de habilidades sociales.

En esta campaña, SALUD MENTAL ESPAÑA transmite la idea de que “en el suicidio NO HAY CTRL+Z, no hay vuelta atrás”, que el suicidio es una medida definitiva ante un problema temporal, algo que hay que hacer entender a la gente en infancia.

“Una sociedad que hace creer a la gente que no hay salida es una sociedad fracasada. Entre los jóvenes, el suicidio es ya la segunda causa de muerte”, advierte Nel González Zapico, presidente de la Confederación Española de Salud Mental, “Es urgente recuperar la dimensión humana de las personas y llegar a quienes sienten que no son ya pueden hacer más. Además, necesitamos un presupuesto para la estrategia de salud mental que incluya una línea específica sobre la prevención del suicidio y sobre la modificación de las condiciones de vida de las personas (sociales, económicas, sanitarias…) para asegurar el respeto de su principal derecho, que es la vida”. Recomendaciones sobre prevención del suicidio en adolescentes y adolescentes

Paula Gª Valverde Fonseca, psicóloga del servicio de integración laboral de AMAFE, la asociación española de apoyo a la psicosis, llama la atención sobre el silencio, el tabú y los mitos en torno al suicidio y la salud mental: “No es eso de lo que no se habla , existe, pero no se sabe y no se aborda lo que no se habla, lo que perpetúa o agrava el posible sufrimiento presente”, explica.

“Experimentar bullying es un factor de riesgo para desarrollar trastornos mentales como depresión y ansiedad, y a su vez un factor de riesgo para la ocurrencia de experiencias suicidas”, advierte Paula. «El acoso cibernético es aún más peligroso porque el acoso no termina cuando sales de la escuela o cuando estás en casa. Al continuar con el abuso a través de las redes sociales y los servicios de mensajería, la víctima se siente expuesta las 24 horas del día, los siete días de la semana, lo que genera aún más sufrimiento e impotencia”, agrega.

Según un informe de Save the Children, los menores que son víctimas de bullying tienen 2,23 veces más probabilidades de tener pensamientos suicidas y 2,55 veces más probabilidades de intentar suicidarse que los que no los tienen. “Si sufres acoso, encuentra cuanto antes a alguien que te dé la seguridad de detener el acoso y denunciarlo si es necesario”, es la recomendación para niños y jóvenes. Recuerda que este daño puede provenir de la escuela, las redes sociales u otros ámbitos como la propia familia.

Los centros educativos deben convertirse en espacios de protección y prevención. Por otro lado, es positivo que los docentes visibilicen recursos y puntos de contacto en las salas, hablen sobre salud mental, suicidio, drogas, autocuidado, etc. y generen recursos de apoyo para el apoyo físico y emocional. influencia de las redes sociales, cánones de belleza, etc., Gª Valverde lo recuerda explicando cómo el confinamiento y el aislamiento vivido durante la pandemia del COVID-19 ha impactado en la forma en que las nuevas generaciones interactúan entre sí, “dificultad para comunicarse, escuchar con sinceridad, confiar y buscar apoyo”. pueden aumentar, entre otros factores de riesgo, llevar al sufrimiento y la soledad que conducen a experiencias suicidas”, enfatiza la psicóloga.

Construir una ayuda sólida y eficaz desde las primeras etapas de la vida es fundamental, ya que “las experiencias vividas durante estas etapas pueden tener un mayor o menor impacto en la vida adulta de alguien que se encuentra en una situación tan compleja”, explica. García Valverde. La familia es otro gran apoyo: los padres y las madres no deben banalizar, despreciar o subestimar el sufrimiento de su hija o hijo, culpabilizarlo o compararlo con otras personas. En cambio, es aconsejable fomentar la comunicación y estar atento a signos como autolesiones, pérdida de contacto con amigos, abandono de pasatiempos, etc.

Para prevenir el suicidio y los intentos de suicidio en niños, jóvenes y jóvenes, la psicóloga se apoya en “hablar, hablar y hablar. Hable abiertamente sobre el suicidio, la salud mental y el autocuidado físico y mental. Habla con conocimiento, habla mucho, aprende mucho. Para que esta comunicación se lleve a cabo, es importante cultivar habilidades sociales y de resolución de problemas para pedir y recibir la ayuda que todos merecen”.

El sufrimiento de una persona suicida es difícil de sobrellevar, como explica Gª Valverde: “Detrás de los pensamientos suicidas hay miedo, desesperación, soledad… La persona se siente atrapada en esta situación dolorosa, ha intentado buscar alternativas y cambios, pero no lo ha conseguido. t tiene el efecto deseado, reforzando la noción de que «esto nunca terminará y no hay solución».

Reclamaciones de Salud Mental España

El Comité de Salud Mental en Primera Persona y la Red Nacional de Mujeres en Salud Mental de España han elaborado un manifiesto en el que afirman que “es hora de reaccionar y devolver a las personas un valor que nunca se puede renunciar : «dignidad».

Asimismo, piden una «asignación generosa de fondos públicos para que la tercera línea de la estrategia de salud mental del Sistema Nacional de Salud, prevención, detección precoz y atención de la conducta suicida, cumpla con éxito sus objetivos», continúa la mejora del servicio de la línea telefónica 024 y las campañas de sensibilización de promoción que rompen mitos y falacias para animar a las personas con ideas a romper el silencio y pedir ayuda.

El manifiesto recuerda que la sensibilización de los medios es clave para informar de forma clara y responsable sobre el suicidio; y que tenemos que poner el foco en la salud mental de los más jóvenes e integrar la perspectiva de género en todo lo que se ponga en marcha.

“Hay que revertir de inmediato la normalización de la violencia y el bullying en las escuelas”, subrayan el comité y la red, para los que consideran prioritario desmantelar la cultura del éxito y el culto a las imágenes y prevenir las adicciones con o sin sustancia. La salud mental España ha requerido durante mucho tiempo una educación emocional desde la infancia ya lo largo de la vida.

Finalmente, el Manifiesto llama a una sociedad que funcione como «una amplia red de apoyo donde podamos recuperarnos del sufrimiento, aliviar nuestras angustias y proyectarnos hacia un horizonte de igualdad, bienestar y realización».

.

Es noticia  Divulga Salamanca organiza una conferencia sobre resistencias a los antibióticos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *