La Comisión de Movilidad y Transformación Digital de las Cortes de Castilla y León ha debatido este miércoles una Proposición No de Ley presentada por la Unión del Pueblo Leone (UPL), por la que los regionalistas pedían acelerar la ampliación de la vía Salamanca-Leonar vial de capacidad Alba de Tormes (CL-510), aprobada por el Parlamento a finales de 2017 precisamente a propuesta de la UPL.

En este sentido, la abogada leonina, Alicia Gallego, ha destacado en el debate de esta iniciativa parlamentaria que “estamos hablando de una vía que soporta una intensidad media diaria de 11.000 vehículos en el tramo entre Salamanca y Calvarrasa de Arriba, y unos 6.000 entre Calvarrasa y Alba de Tormes, siendo la vía de la red comarcal que más tráfico soporta en la provincia de Salamanca, siendo de alta peligrosidad”.

Por ello, ha recordado que en 2017 la Unión del Pueblo Leonés presentó una enmienda a los Presupuestos Comunitarios de 2018 para intentar desbloquear la situación, después de que la Cámara rechazara el proyecto para convertirlo en autovía. Una enmienda que solicita un aumento de la capacidad de la carretera comarcal CL-510 entre Salamanca y Alba de Tormes, con el fin de reducir su peligrosidad y promover una circulación más segura, y a cuya aprobación llegaron los leonistas.

Esta aprobación e inclusión en los Presupuestos supuso que la Cámara se comprometiera públicamente en 2018 a llevar a cabo la referida mejora de la capacidad del carril, para lo que optó por la opción de vía rápida 2+1, con un carril reversible que favorecería adelantar con mayor seguridad, y que estaría a medio camino entre la carretera convencional actual y la autovía prometida hace una década y media.

Sin embargo, tal y como ha señalado el representante de la Unión del Pueblo León en la Comisión de Movilidad, a casi 5 años de la aprobación del mencionado cambio, “la Dirección sigue sin dar el impulso necesario para acercar este proyecto a la realidad”, señalando que «el gobierno regional limitó su trabajo en el CL-510 a poco más que tareas de mantenimiento».

Por ello, la UPL indicó en Cortes que el Gobierno regional «debe tomarse muy en serio este asunto, dada la alta intensidad de tráfico y peligrosidad que tiene la carretera CL-510 entre Salamanca y Alba de Tormes», y por ello instó a la Dirección, mediante el Proyecto de Ley debatido en las Cortes Generales, que “como institución titular de la CL-510, da un impulso real y decisivo al proyecto de aumento de capacidad de esta vía entre Salamanca y Alba de Tormes”, llevando a cabo la ejecución de la tercer carril reversible diseñado sin retrasar más el inicio de las obras.

Sin embargo, los leonistas se encontraron con la oposición del PP y VOX en la Comisión de Movilidad y Transformación Digital, cuyo rechazo bloqueó la iniciativa de la UPL. En este sentido, el portavoz de VOX en la citada comisión, Francisco Javier Carrera Noriega, ha destacado que “la entrega del proyecto está prevista para el primer semestre de 2023”, señalando además que la Junta de Castilla y León “está contemplando una para el año 2025 para iniciar la licitación de las obras”.

Una posición similar a la de la representante del PP en la Comisión, Beatriz Coelho, quien justificó que casi cinco años después de la aprobación de la inversión en el Parlamento, las obras aún no han comenzado, subrayando que “estamos tratando de contratos con el público, lo que exige el cumplimiento de muchos procedimientos, normativas y, por tanto, el aumento de los tiempos de ejecución.

Sin embargo, los argumentos esgrimidos por Vox y PP no convencieron a la representante de UPL, Alicia Gallego, que en la pregunta de respuesta preguntó sobre el proyecto que «si es necesario y hay necesidad de seguridad, ¿por qué no se acelera?». . En este sentido, recordando la promesa hecha por Juan Vicente Herrera de aumentar la capacidad de esta vía, Gallego afirmó que “desde 2009 venimos aguantando la burocracia y el desinterés que tiene la Junta”.

Por último, el representante leonés ha subrayado que “es triste tener que decírselo a la ciudadanía”, respecto al inicio de las obras, que depende “si la Junta ve oportuno iniciarlas en 2025 y evitando la burocracia que la propia Junta dice soportar”. Desde sí mismo Por eso, la letrada de la UPL finalizó su intervención señalando, ante el retraso en la ejecución del proyecto, que «si hay otras razones, que están claramente expuestas y que ya no se enredan hasta 2025, todavía queda un largo camino». ir. caminar por».

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *