Virginia Carrera apuesta por integrar todas las políticas culturales y educativas locales en el propio organigrama del Ayuntamiento, “esto significa mayor control público y transparencia”

Virginia Carrera, diputada de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Salamanca, ha presentado una moción al Pleno solicitando que se inicien los trámites correspondientes para proceder a la disolución de la Fundación Salamanca Ciudad de la Cultura y el Saber.

La Fundación Ciudad de la Cultura y el Saber de Salamanca surge de la disolución del Consorcio de 2002 destinado a gestionar las actividades relacionadas con la Capitalidad Europea de la Cultura celebrada por la ciudad de Salamanca en 2002. Inicialmente existió la Fundación Ciudad de la Cultura de Salamanca y, por otro lado, la Fundación Salamanca Ciudad del Conocimiento. A finales de 2011 se hizo efectiva la unificación de ambas fundaciones bajo el nombre de Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes.

Virginia Carrera indicó que “no es necesario mantener esta entidad para gestionar la actividad cultural municipal, ya que las actividades que se desarrollen con el aporte municipal pueden ser realizadas directamente por el Ayuntamiento, por sus propios medios y con un adecuado control público de su concesión.” y justificación”, no requiriendo el mantenimiento de un organismo intermediario para este fin.

En el último informe del Observatorio Nacional de Cultura (febrero de 2022), la ciudad de Salamanca ocupa el puesto 34, uno de los últimos puestos. Este estudio realiza un análisis exhaustivo de la calidad e innovación de las propuestas culturales, y en el citado informe de Salamanca no ofrece unos estándares mínimos de calidad. A nivel nacional ocupa el puesto 34, pero a nivel regional ni siquiera aparece entre los diez primeros puestos. En concreto, aparece por primera vez en el puesto 12 con Facyl y en el puesto 14 con DA2.

Izquierda Unida considera que «una ciudad que se presenta como ciudad de la cultura no debe ocupar el puesto que ocupa en los rankings culturales. De momento, esto puede ser producto de un modelo cultural que ha eliminado todo tejido alternativo y favorecido un modelo de clientelismo».

Para Carrera, “una actuación correcta que muestra interés por la gestión cultural municipal es integrar toda la gestión que actualmente realiza la Fundação Cidade da Cultura e Knowledge de Salamanca en las competencias del Departamento de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Salamanca, buscando las fórmulas pertinentes para que no haya pérdidas en materia económica y de personal».

Izquierda Unida también presentó una segunda moción al pleno municipal con la que se pretende que el Ayuntamiento de Salamanca se posicione del lado de los trabajadores, exigiendo a la Consejera Delegada que retome el camino del diálogo social y recupere la negociación colectiva como espacio democratizador por las relaciones laborales.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *